viernes, 21 de marzo de 2014

El derecho a la salud también está enfermo.



 Tres médicos del hospital "Hilario Sánchez" de Masaya están siendo amenazados con el despido por haberse negado a atender a pacientes del INSS en horario del sistema público gratuito. No hace much...o, otros médicos fueron despedidos arbitrariamente del hospital de Ocotal con graves consecuencias para la salud de varios pacientes.

Los trabajadores y trabajadoras de salud, incluyendo a los médicos, son presionados más allá de sus posibilidades, capacidades y obligaciones. La ministra ha ofrecido como solución un plan de despido enmascarado como "jubilaciones voluntarias".

Hay denuncias públicas bien fundamentadas que señalan que la muerte materna es realmente mayor que la reportada por las autoridades del MINSA. La ministra de salud y sus funcionarios suelen guardar silencio frente a éstos y otros problemas graves.

Todos los días mueren personas en Chinandega por insuficiencia renal crónica, un problema grave en el occidente del país. El plan del MINSA para enfrentar esta epidemia es completamente desconocido.

Hay largas listas de espera para cirugía en los hospitales. Mujeres y hombres con cáncer que requieren radioterapia hacen colas de semanas, para someterse a tratamiento con equipos viejos,de la tecnología más atrasada existente.

El Ministerio de Salud no publica cifras, ni estadistica alguna sobre la situación epidemiológica y los servicios prestados en las unidades de salud. El último boletín epidemiológico fue publicado en los primeros meses del 2013.

El MRS y diversas organizaciones de la sociedad civil hemos hecho propuestas para la atención de los pacientes con IRC, sobre la mortalidad materna, el presupuesto y el salario de los trabajadores de salud, la compra de un acelerador lineal para radioterapia, sin ser escuchados.

Todos los síntomas apuntan a que el derecho a la salud, como otros derechos, también está enfermo en Nicaragua.