miércoles, 21 de mayo de 2014

Asuntos urgentes para un diálogo entre los obispos y el gobierno

  • Restablecer la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho
  • Atender los graves problemas causados por la roya a los pequeños y medianos productores, pues hasta ahora el gobierno solamente se ha dedicado a cobrar un nuevo impuesto a los cafetaleros.
  • Generar empleos dignos y de calidad que mejoren el nivel de vida de las familias nicaragüenses y eviten la migración, en especial de la juventud.
  • Elevar el salario real de los trabajadores y trabajadoras que se ha mantenido estancado.
  • Asegurar condiciones para que los campesinos productores de frijoles pueden obtener mejores precios por sus productos y haya suficiente producción.
  • Contener el alza brutal en el precio de los alimentos, en particular de los frijoles.
  • Contener el alza del combustible y la energía eléctrica.
  • Asegurar servicios de salud y educación con calidad. Dos hospitales fueron cerrados (Chinandega y Managua), los de León y Ocotal están colapsados, sin respuesta alguna. 
  • Asegurar techo a las personas que fueron afectadas por los terremotos y temblores de abril pasado, sin discriminación, ni corrupción.
  • Apoyar a los productores pequeños y medianos a enfrentar el ya anunciado mal invierno y la sequía.
  • Asegurar el desarrollo de los programas gubernamentales sin discriminar a nadie.
  • Acabar con la corrupción y la impunidad.