miércoles, 2 de julio de 2014

¡Un gobierno para todos y todas!


Conmemoramos hoy a Herty Lewites, su vida y su legado, al cumplirse 8 años de su desaparición física.

Recordamos su mensaje ofreciendo un gobierno que pensaría en todos y todas, que se preocuparía de los más débiles, de los más pobres, de quienes necesitaran del respaldo del gobierno, que actuaría para todos,  por todos y cada uno de los hombres y las mujeres de Nicaragua.

Así fue siempre el servicio público de Herty. Convirtió descuidados balnearios populares en dignos y bonitos centros recreativos para el pueblo y para atraer turistas.

Construyó espacios públicos para el disfrute de todos y todas, se preocupó de la iluminación pública y la solución del problema de la basura en los barrios que padecían mayor inseguridad.  Atrajo inversionistas privados a la capital y distribuyó miles y miles de títulos de propiedad para legalizar las viviendas de los asentamientos pobres.  Un hombre de acción, con vocación popular, sirviéndonos como ciudadanos y ciudadanas con dignidad.

En la Nicaragua de hoy, los funcionarios gubernamentales discriminan y humillan a quienes no son de su secta política; apartan de la cobertura de los programas gubernamentales a quienes no tienen carnet del partido oficialista y, los fondos públicos, nuestro dinero, es usado para distribuir regalías y  prebendas en nombre de la familia en el poder.

Este régimen niega a las muchachas y muchachos jóvenes las becas en escuelas, universidades y centros de educación técnica, si no están en las listas de su organización juvenil, si no andan su carnet de militancia, o no se prestan a truculencias y hasta a delitos.  Este es un régimen en el que la coima acompaña a todo trámite institucional, hasta el más mínimo.

Un gobierno para todos y todas.  Un gobierno honrado. Es la promesa de Herty válida y valiosa para la Nicaragua de hoyLa misma que levantamos sus hermanos y hermanas del MRS, construyendo una esperanza para nuevos tiempos en los que podamos vivir en democracia, con oportunidades, sin discriminación, sin humillaciones, sin marginación de nadie, por ninguna razón.

Un gobierno para todos y todas en la Nicaragua Linda. Con esa meta, sigamos poniendo manos a la obra.