miércoles, 20 de agosto de 2014

¿Quién pagará los platos rotos?

 
Albarda sobre aparejo, solían decir los campesinos para referirse a una situación que los afectaba por partida doble.  Bien se aplica el dicho al recorte presupuestario que el régimen de Ortega está imponiendo y que afectará al pueblo nicaragüense, que ya está sufriendo el alto precio de la canasta básica y los efectos de la sequía.

Ortega hizo una reforma tributaria que ha resultado ser un fracaso y que redujo la cantidad de dinero disponible para el gasto del gobierno. Ahora hacen falta 1,042 millones de córdobas.  Alguien tiene que pagar.

El recorte presupuestario afecta sectores muy sensibles para la población.

Se disminuyen las transferencias a las municipalidades que se verán obligadas a eliminar proyectos de inversión en las localidades y, se recortan fondos para proyectos de carreteras y caminos.  Habrá menos empleo y movimiento económico en los territorios.

Al ministerio de educación se le recortan fondos para reparar escuelas; al ministerio de salud, se le quita dinero para contratar nuevas plazas y se afecta la educación técnica con el ajuste a INATEC.  El gobierno dejará de pagar su deuda con el INSS lo que siempre termina afectando a los asegurados y jubilados.

Y el tijeretazo también va sobre el subsidio a la energía eléctrica a los que menos consumen y el subsidio para compra de vivienda populares.

Como se puede ver fácilmente, quienes pagan los platos rotos son los trabajadores y trabajadoras, las personas jubiladas, los sectores medios, las comunidades con mayor necesidad.

Pero, en el mismo proyecto, hay unos que ganan, los de siempre. Mientras se recorta el gasto social y de inversión pública, se incrementa el presupuesto a la presidencia.  Eso explica que hayan aparecido nuevos rótulos de publicidad del régimen, mientras el pueblo pasa necesidades.

Son los signos de los tiempos.  Un mal gobierno que disimulaba su incapacidad cuando había dinero.  Ahora que no hay, es evidente su insensibilidad e ineficiencia.

El Grupo Parlamentario del MRS votará en contra de esa propuesta de reforma presupuestaria de Ortega.  Si quieren recortar presupuesto que lo hagan con el gasto suntuario y superficial, con el despilfarro del régimen.