jueves, 9 de octubre de 2014

Crece movilización de comunidades de Rivas, Río San Juan y RAAS contra expropiaciones


  Desde el 19 de septiembre, distintas comunidades de los departamentos de Rivas, Río San Juan y la Región Autónoma del Atlántico Sur se está reuniendo, organizando y movilizando en protesta contra el censo que realiza la empresa china HKND y contra el proyecto de desalojo que el gobierno tiene en marcha para facilitar sus operaciones.

A la fecha, las comunidades de Obrajuelo, Santo Domingo Piche, Tronco Solo, Río Grande, Nancite Dulce y otras de los municipios de Potosí, Buenos Aires y San Jorge; así como El Tule en San Miguelito, Río San Juan, han realizado marchas y plantones para hacer saber su descontento con las expropiaciones y liquidación de sus comunidades para entregar sus tierras a una empresa extranjera, confiscándoles los derechos que tienen como nicaragüenses.

El día de  hoy está prevista una nueva protesta, esta vez de las comunidades Unión, Florida, Chacalín, Buenos Aires, Mata de Maíz, Cangrejal, Limones, Zapote, Delirio, Flor Sur, San Jorge y otras del municipio de Nueva Guinea.

El viernes otra protesta se realizará en el municipio de Tola, Rivas.  En apenas dos semanas y media, han marchado más de cinco mil personas.

El clamor es el mismo: las personas y comunidades están constatando que el gobierno de Ortega, los alcaldes y alcaldesas, así como el resto de instituciones y el partido FSLN están completamente al servicio de la empresa HKND y de sus proyectos.  No ha dado la cara ningún funcionario gubernamental, con la excepción de la policía que ha llegado a las comunidades a tratar de intimidar a los pobladores y a sus líderes.

En todas esas comunidades saben que si son desalojados, no solamente perderán sus tierras, sus casas, sino también sus comunidades que serán disueltas.  Perderán sus lazos familiares y comunitarios, su entorno y redes sociales de protección y convivencia.  Saben que sus vidas desmejorarán si son expropiados.

De eso se trata su lucha, de defender su modo de vida y sus propiedades.  Y esa lucha está demandando nuestra solidaridad, puesto que es interés de todos y cada uno de los nicaragüenses conservar la integridad nacional y los derechos que tenemos como ciudadanas y ciudadanos.

El MRS respalda incondicionalmente a las familias y comunidades amenazadas por los proyectos de la empresa china HKND y convoca a todo el pueblo de Nicaragua a expresarles su apoyo.