miércoles, 1 de julio de 2015

Por cambios profundos en el sistema electoral



Los sucesivos fraudes electorales realizados por el régimen de Ortega han provocado que el pueblo nicaragüense demande elecciones limpias y honestas para los próximos procesos electorales de 2016 y 2017. Organizaciones sociales, partidos políticos, medios de comunicación, iglesias y ciudadanía en general han levantado su voz en esa dirección. Las misiones internacionales que observaron los pasados procesos electorales consideraron indispensable realizar cambios relevantes en el sistema electoral para asegurar su limpieza.

En mayo del año pasado, la Conferencia Episcopal haciéndose eco de la demanda popular,  propuso al inconstitucional Ortega, la realización de una “profunda reforma política de todo el sistema electoral del país”, para asegurar “un  proceso electoral presidencial absolutamente transparente y honesto con nuevos y honorables miembros al frente del CSE”.  Todas las demandas, recomendaciones y propuestas han sido puestas a un lado por el gobierno.

Para el MRS, la paz social y la estabilidad nacional solo pueden asegurarse con procesos electorales limpios y honestos, en los que el voto de cada nicaragüense cuente, para que sea el mismo pueblo el que decida quién gobernará al país. Estamos dispuestos a trabajar para lograr una reforma al sistema electoral que garantice esas aspiraciones. 

Se  ha anunciado que en la presente semana, la bancada orteguista en la Asamblea Nacional procederá a nombrar a la persona que sustituirá al fallecido magistrado José Marenco C.

Esta pudo haber sido una oportunidad para iniciar cambios en el sistema electoral, pero el gobierno de Ortega ha decidido continuar imponiendo su voluntad rechazando las demandas de cambio de todos los sectores del país. Por esa razón, nuestro Grupo Parlamentario se abstendrá de participar y votar en esa sesión parlamentaria.

Tenemos que seguir luchando para obligar al régimen a aceptar los cambios en el sistema electoral mediante la demanda ciudadana y la unidad de todos los sectores del país, independientemente de los intereses particulares. En ese esfuerzo está empeñado el MRS.

Managua, 1 de julio de 2015