miércoles, 27 de abril de 2016

¡Tanques de agua si, de guerra no!

Desde Rusia han llegado las noticias de que el gobierno ha comprado 50 tanques de guerra rusos y pagará por ellos, 80 millones de dólares.  

Cada nicaragüense que ha conocido la información, ha tomado papel y lápiz para sacar la cuenta de cuánto representa esa cifra:  unos 320,000 salarios de maestros y maestras; 80 equipos modernos de radioterapia para tratar a personas con cáncer; unas 15,000 viviendas populares; 30,000 créditos para equipar con micro riego a igual cantidad de productores; la compra de unos 160 millones de arbolitos en vivero para ser sembrados; la reparación de hospitales y escuelas; el equipamiento a los educadores; miles de tanques de agua para que las familias de la zona seca puedan acopiar para su consumo. En fin, en las redes sociales, se pueden ver las equivalencias que cada quien ha hecho. 

Y es que en un país tan pobre como Nicaragua, que enfrenta una crisis ambiental severa, hambre en las zonas secas, disminución de los ingresos de los campesinos, desempleo, despale y deforestación y crisis en las fuentes de agua, un gasto de esa naturaleza es obsceno.  Al igual que lo son los centenares de árboles de lata que se han instalado en Managua, el despilfarro en la publicidad oficialista, el gigantesco entramado de empresas que la familia Ortega ha construido con la corrupción en torno a los fondos venezolanos y el tráfico de adopciones.

Está claro, entonces, que el régimen es ajeno a las necesidades de los nicaragüenses, a la aspiración que los nicaragüenses tenemos de mejorar la atención de salud en los hospitales, la calidad de la educación pública,  el suministro de agua,  el cuido y reforestación de los bosques.   

En la compra de tanques de guerra, hay que hacerse otra pregunta obligada.  ¿Para qué guerra se prepara Ortega?   Por que cualquiera sabe que los tanques no sirven para custodiar el mar territorial como podría hacerlo un barco, ni para auxiliar a la población en caso de desastres naturales como lo podría hacer un helicóptero.  Tampoco los tanques de guerra pueden ser desplegados en la cordillera de Dipilto, fronteriza con Honduras.  

Entonces, ¿para qué servirán esos tanques de guerra?  Ortega y el Ejército están obligados a dar una explicación clara y diáfana sobre este asunto.  De igual forma, ambos deberán rendir cuenta por las ejecuciones sumarias que, como la del campesino Andrés Cerrato, se realizan en las montañas del norte y centro del país.     

La compra de esos tanques de guerra debe ser cancelada de inmediato.  Ortega y el Ejército están obligados a explicar en detalle al pueblo nicaragüense, sobre ésta y cualquier otra transacción de compra de equipos de guerra.

Nuestros diputados en la Asamblea Nacional, haciéndose eco de la irritación e indignación nacional, demandaran esas explicaciones. Asimismo, solicitarán la comparecencia del jefe del Ejército para que rinda cuentas de la conducta de la institución militar en relación a las violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses que se están suscitando en el país. 

miércoles, 20 de abril de 2016

En el Día de la Tierra: sumemos #accionesverdes


El 22 de abril se celebra el Día de la Tierraen homenaje a nuestro planeta, que es nuestra casa por siempre.   Nicaragua es nuestro lugar particular, es nuestra tierra.

Desde el MRS nos sumamos a esta celebración acogiendo la propuesta de realizar una Cruzada Nacional Ambiental para restablecer nuestros bosques, revivir nuestros ríos, lagunas y lagos, mejorar nuestra tierra y nuestras comunidades.   

Podemos lograr un cambio entre todos, si cada quien a nivel personal realiza acciones verdes, si las empresas impulsan acciones verdes como parte de su responsabilidad social, si el gobierno cumple con su trabajo de cuidar nuestros recursos. 

En este momento, considerando la gravedad de la crisis del agua de consumo humano y de la deforestación, se hace indispensable:

1. Establecer acciones de emergencia para asegurar el suministro de agua de consumo humano a comunidades y barrios que actualmente se encuentran en condición de severa escasez. 

2. Nombrar un grupo de trabajo que integre a reconocidos científicos nicaragüenses especializados en asuntos ambientales y del agua para que propongan soluciones integrales. 

3. Establecer una veda total a las acciones asociadas a la construcción de un canalinteroceánico que vendría a destruir y lesionar más aún nuestra condición ambiental. 

4. Iniciar una campaña de educación ambientalque mueva a la acción a las personas, las familias, las empresas, los productores, las comunidades. 

5. Frenar el despale indiscriminado e irracional, que se realiza al amparo de autorizaciones de secretarios políticos y funcionarios institucionales en todo el país, especialmente en Bosawas y otras reservas naturales.   El corte de madera debe ser adecuadamente regulado para evitar abusos mafiosos. 

6. Desinstalar los árboles de lata para financiar acciones de reforestación.  

7. Establecernos metas personales, institucionales, empresariales y comunitarias para aportar a la restauración de nuestro medio ambiente y fuentes de agua.

Todos podemos sembrar y cuidar árboles, en nuestros patios, en las aceras, en las parcelas o podemos unirnos a los grupos de voluntarios que lo hacen.  Quienes tienen suministro de agua, pueden ahorrar el consumo para que otros puedan consumirla.  Todos podemos colocar la basura en su lugar.  

Podemos realizar todo tipo de #accionesverdes, incluyendo manifestarnos para que se frenen los actos que dañan nuestra tierra.  Es por eso, que el movimiento campesino y ambientalista que se opone a la construcción del canal interoceánico realizará una marcha nacional en Nueva Guinea, el viernes 22, para celebrar el Día de la Tierra.

Sumémonos a esa marcha.

Sumemos #accionesverdes

miércoles, 13 de abril de 2016

Asamblea nacional declarada incapaz


El pasado jueves 7 de abril, los integrantes del Consejo de Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía, llegaron a la Asamblea Nacional para presentar una iniciativa ciudadana de ley para derogar la Ley 840 del canal interoceánico, suscrita por más de 28,000 personas y que cumplía con todos los requisitos. El lunes 11, el orteguismo en control de esa institución, rechazó dicha iniciativa, sin permitir que se presentara al plenario y pasara a ser revisada y discutida por una comisión parlamentaria.
Este hecho, resalta que:
1. La participación ciudadana en las instituciones públicas en Nicaragua ha sido completamente reducida a cero por el gobierno actual, quien en su afán de complacer a una dudosa empresa china y a la mega concesión que se le entregó, rechazó la iniciativa presentada por el movimiento campesino que se opone al canal, firmada y respaldada por miles de mujeres y hombres de diversos sectores sociales de todo el país.
2. La Asamblea Nacional controlada por el orteguismo se ha declarado incompetente para tramitar una iniciativa de ley. Así dice la carta de la Secretaria de la Junta Directiva de esa institución. Esta es la confesión más clara y oficial de la existencia de un régimen autoritario que subordina y ha liquidado todo vestigio de autonomía del parlamento. Si la Asamblea Nacional no puede decidir sobre iniciativas de ley, entonces, ¿qué es lo que puede hacer?. El parlamento de Nicaragua ha colapsado en manos de Ortega.
3. La Secretaría de la Asamblea Nacional bloqueó la iniciativa ciudadana violando la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional y antedatando la carta de notificación. Dos procederes delictivos que caracterizan a un régimen que ha liquidado el Estado de Derecho. No es la ley lo que vale, sino el capricho de los que mandan.
Así se aclara y confirma el camino que el pueblo nicaragüense tiene frente a sí.
Si las instituciones públicas han cerrado las puertas a la voz del pueblo, hay que continuar en las calles, diciéndoles en alta voz lo que quieren callar. El Consejo Nacional de Defensa de las Tierras, Lago y Soberanía ha convocado a la marcha número 65 en oposición al proyecto canalero. La que será también la cuarta marcha nacional, se realizará en Nueva Guinea el 22 de abril corriente. El movimiento popular no se detiene con cartas de la Secretaría de la Asamblea Nacional.
No es solamente en relación a la derogación de la Ley 840 que la Asamblea Nacional, dominada por diputados orteguistas, se declara muerta a si misma. Es en todo. Hay en estos días dos grandes denuncias de la mega corrupción del régimen a través de las empresas del conglomerado Alba y una demanda nacional de frenar el despale que realiza una conocida mafia vinculada al régimen. Diputados opositores en la Asamblea introdujeron solicitudes para revisar estos temas, pero el oficialismo orteguista los archiva, las bloquea, las anula.
Es claro, que la composición de los diputados de la Asamblea Nacional debe ser cambiada completamente para que oiga la voz del pueblo.
Hay que reabrir las puertas de las instituciones públicas y las municipalidades a la activa y crítica participación ciudadana.
Hay que lograr que en Nicaragua las leyes valgan y sirvan, que haya justicia y transparencia.
Las elecciones de noviembre de este año, son la oportunidad que los nicaragüenses tenemos para hacer un cambio en esa dirección, participando activamente del proceso electoral y votando masivamente, con la confianza que sabremos, siempre lo hemos sabido, enfrentar todos los obstáculos y vencerlos.
En enero del próximo año, una nueva Asamblea Nacional, reabrirá las puertas a la anulación de la Ley 840, primordial para establecer nuestra soberanía, defender nuestros bosques y aguas, las tierras campesinas y la vida de las comunidades.
No dudamos que así será.