miércoles, 18 de mayo de 2016

En el 21 aniversario del MRS estamos ¡Haciendo el cambio!


Estimadas amigas y amigos:

Hace 21 años nació el MRS, conmemorando el centenario del nacimiento de Augusto C., Sandino, un 18 de mayo de 1995. Celebramos nuestro aniversario trabajando para hacer posible el cambio en Nicaragua; para hacer posible una Nicaragua linda con oportunidades, progreso, solidaridad, democracia y soberanía.

Estamos convencidos que podemos lograr una Nicaragua llena de oportunidades para todas y todos.  En el MRS estamos comprometidos con incentivar la creación de empleos dignos con salarios dignos.  Por eso impulsamos la aprobación de la Ley del Primer Empleo para jóvenes y la creación de un fondo para financiar proyectos de inversión para que muchachas y muchachos puedan poner sus propios negocios, establecerse como profesionales o desarrollar sus iniciativas empresariales.

La Nicaragua linda solo podemos lograrla si la educación pública es gratuita y de calidad, con valores éticos y patrióticos. Que ningún niño o niña se quede fuera de las aulas, como ahora; que reciban su mochila escolar, zapatos y alimentación; que maestras y maestros tengan respaldo, materiales educativos, acceso a las tecnologías educativas, mejores salarios y respeto a su trabajo.  Podemos lograr que la educación técnica llegue a todos los municipios del país para preparar a la juventud para sus proyectos y empleos.  Por eso en el MRS estamos comprometidos a incrementar el presupuesto de la educación básica y técnica hasta equipararla con el 7% del PIB.

Nuestro futuro tiene que ver con nuestro medio ambiente.  Podemos hacer frente al cambio climático, con políticas adecuadas, con decisión, con voluntad política.  El MRS impulsará el Programa Nicaragua Verde que incentive la reforestación intensiva de los bosques, la adopción de tecnologías limpias y sustentables en la producción, la preservación, saneamiento y cuidado de las fuentes de agua para que haya suficiente para consumo y para riego.

Es posible progresar, favoreciendo especialmente a las pequeñas y medianas empresas, a las cooperativas que requieren de respeto a sus propiedades, apoyo financiero y asistencia técnica para enfrentar sus desafíos y crear empleos.

Los nicaragüenses merecemos una atención de salud, gratuita, con calidad, eficiente y oportuna. El MRS asume el reto de incrementar el presupuesto de la salud pública, para asegurar el personal calificado, unidades de salud limpias y adecuadas, materiales, equipos y medicamentos necesarios para que nadie tenga que padecer por su carencia.  Continuaremos impulsando nuestra propuesta para sanear las finanzas de la seguridad social, para que cada trabajador o trabajadora, activo o jubilado, pueda disfrutar de una buena atención; que su pensión esté garantizada y sea digna.

En la segunda década del siglo 21, no debería haber un solo nicaragüense en la extrema pobreza, pero los hay.  Podemos lograr que nadie tenga que dejar de comer un tiempo, que no haya niños o niñas padeciendo desnutrición. Nicaragua no necesita tanques de guerra. Los nicaragüenses necesitamos tanques de agua, programas sociales, electrificación, viviendas dignas.  Ese es nuestro compromiso, nuestra vocación.

En este siglo, no debería haber un solo nicaragüense discriminado, humillado o marginado por su forma de pensar, por su orientación política, por su expresión.  Todos los nicaragüenses, sin excepción, requerimos de respeto en nuestra dignidad y derechos.  La libertad, la democracia, la transparencia, la seguridad, la justicia, son esenciales a la construcción de una Nicaragua linda.  Podemos lograr que cada quien ejerza plenamente sus derechos y participe de las decisiones sobre el futuro del país.

Creemos, como Sandino, que la soberanía es esencial a nuestra vida como nación. Un país que ha sido entregado en concesión a una empresa extranjera, con el pretexto de construir un canal interoceánico, no es un verdadero país.  Rescatar Nicaragua, su territorio, sus riquezas, su porvenir, para el disfrute y la felicidad de los nicaragüenses es nuestra primera obligación.  Por eso, el MRS está comprometido con la anulación y derogación de la Ley 840 del canal interoceánico.

Para nosotros, renovadoras y renovadores, el gobierno es para abrir oportunidades para los nicaragüenses, para que cada quien tenga una posibilidad de desarrollarse, de mejorar su vida, la de su familia y de su comunidad.  Comenzamos a hacer el cambio demandando el derecho del pueblo nicaragüense a votar en elecciones limpias, con observación nacional e internacional independiente y calificada.

Creemos en la participación de todas, de todos, con pleno derecho.  Es por eso, que hemos abierto un espacio en las redes sociales para que cada quien pueda expresar, pueda escribir, proponer las acciones que considera prioritarias para ser realizadas por un nuevo gobierno.  Te animamos a participar, a formular tus propuestas, a votar por las de tu preferencia, a soñar y expresar tus sueños, tus aspiraciones.

Esa será la base sobre la que se continuará construyendo nuestra propuesta de oportunidades, progreso, solidaridad, democracia y soberanía.  Entre todos, entre todas, haremos posible la Nicaragua linda.



Ana Margarita Vijil

Presidenta MRS


Si no podés entrar a la plataforma indicada o preferís enviar tus opiniones por correo electrónico escribinos aquí: comunicaciones@partidomrs.org

miércoles, 11 de mayo de 2016

Observadores independientes ya: la demanda de todos


La convocatoria a las elecciones de noviembre fue realizada por el Consejo Supremo Electoral el día 6 de mayo, justo seis meses antes del día de las votaciones.  Lo más importante del acto realizado, no fue lo que se dijo, sino lo que se mostró.  

Sentados en primera fila, estaba un grupo de personas, presentados como especialistas en materia electoral, procedentes de varios países de América Latina, traídos especialmente para acompañar la convocatoria y el resto del proceso electoral. 

La señal es muy clara.  Ortega quiere, a toda costa, evitarse una observación internacional independiente y se ha creado su propio modelo para tratar de darnos gato por liebre, al pueblo nicaragüense y a la opinión pública internacional.  El grupo de especialistas, que vino al país con gastos pagados por el gobierno, son consultores internacionales cuya tarea es asesorar a los funcionarios del Poder Electoral, pero no son, ni por sombra, observadores electorales independientes y calificados.

El partido en el poder retrasó el anuncio de la convocatoria a elecciones lo más que pudo; trata de meter factores de inestabilidad amenazando la existencia legal del PLI y el PAC, ambos integrantes de la única Coalición, realmente opositora.  El calendario electoral reduce los plazos habituales para que la oposición no tenga tiempo suficiente de preparación. Los medios oficiosos del poder, ya están alineados atacando al Grupo Ética y Transparencia, el más experimentado observador nacional de procesos electorales.  

Todos, son síntomas del temor del orteguismo a unas elecciones libres,  transparentes y competitivas.  Si la familia gobernante creyera sus encuestas, no debería estar preocupada  y ocupada evitando la observación nacional e internacional, sino todo lo contrario, deberían estar plenamente interesados en unas elecciones completamente limpias.  Su manifiesto interés en manipular la institucionalidad electoral es confesión de su debilidad, de su certeza que el voto del pueblo nicaragüense apuntará al cambio.  

Pero, los tiempos han cambiado y mucho.  

La OEA ha tornado, bajo la dirección del Secretario General Almagro, en un organismo preocupado por los derechos de los ciudadanos y ciudadanas del continente.  No habrá complacencia, ni complicidad frente a un proceso electoral turbio y fraudulento como los que acostumbró Ortega en el pasado.

Más importante aún, es que el pueblo nicaragüense está cansado de que no haya solución a sus problemas principales, que el desempleo y el costo de la vida suban.  El pueblo está cansado de las arbitrariedades, la exclusión y marginación, las amenazas y la persecución.  El país está cansado de ver que se han dilapidado, desaparecido, esfumado,  varios miles de millones de dólares, en manos del poder establecido.

Es tiempo aún para que Ortega y sus magistrados, abran las puertas e inviten a la OEA, la Unión Europea y el Centro Carter como observadores internacionales de todo el proceso electoral, desde ahora hasta que se conozcan los resultados definitivos de la votación de noviembre.  Es tiempo de que se convoque a las organizaciones nacionales para realizar observación independiente.  No aceptaremos la historia de los acompañantes contratados, nacionales o extranjeros, que más que observadores son agentes de publicidad del gobierno.    
Observación nacional e internacional independiente y calificada es lo que demanda todo el país, la mayoría del pueblo nicaragüense, partidos políticos, personalidades, la Conferencia Episcopal, empresarios, organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, periodistas, medios de comunicación y organismos de derechos humanos, para mencionar una lista corta.

Unas elecciones limpias, transparentes y competitivas, con observación nacional e internacional independiente y calificada, son esenciales para el futuro de Nicaragua, para la paz social y el desarrollo integral. Estamos a tiempo.     

lunes, 2 de mayo de 2016

Trabajadoras y trabajadores: ¡Vienen días mejores!



Nuestro abrazo y nuestro saludo a las trabajadoras y trabajadores nicaragüenses que construyen el progreso de Nicaragua.   

El MRS se compromete hoy, a crear oportunidades de empleos con salarios dignos para mujeres y hombres, sin discriminación; a respaldar con financiamiento y asistencia a los pequeños y medianos productores y empresarios para que puedan crear más empleos; a abrir plazas de trabajo para jóvenes, impulsando una Ley de Primer Empleo que les abra las puertas y oportunidades para que impulsen sus propias empresas para que creen más empleos.  

El MRS se compromete hoy, a fortalecer la seguridad social para que todos los trabajadores y trabajadoras de todas las empresas, sean asegurados; para que las personas jubiladas reciban sus pensiones con confianza y justicia; para que la atención de salud en las clínicas previsionales sea oportuna, eficiente y de calidad, entregando los medicamentos necesarios a cada persona.

El MRS se compromete hoy, a restablecer la dignidad de los trabajadores y trabajadoras del sector público, de quienes están empleados en el Estado, de las maestras y maestros, de quienes trabajan en hospitales y unidades de salud, de policías y soldados; para que tengan respeto a su oficio, estabilidad en el empleo, mejores salarios, cumplimiento de su jornada laboral, aseguramiento de sus vacaciones, prestaciones y derechos.  

Para ello, hemos introducido, en estos días, nuestro proyecto de Ley Especial para Dignificar a los Servidores Públicos, estableciendo que los empleados públicos de cualquier institución, los policías y militares, tienen derecho a determinar libremente su afiliación o simpatías con cualquier causa política, social, económica o religiosa; a ejercer su libertad de expresión y de organización sin cortapisas, amenazas o represalias por tal ejercicio.  

En esa Ley, definimos que ninguna autoridad institucional podrá obligar a ningún servidor público a participar en actos de proselitismo político partidario, a realizar actividades que no se corresponden con la naturaleza de sus funciones y, que no podrán cobrarle cuotas para el partido político en el poder.  Y que nadie podrá ser despedido por negarse a realizar ese tipo de actividades.

El MRS asegurará el cumplimiento estricto del Código del Trabajo, de los derechos y prestaciones establecidas en las leyes para todos los trabajadores y trabajadoras, en todos los sectores de la economía, sin excepción alguna. Trabajaremos para que nuestros migrantes gocen de plenos derechos laborales en los países donde se encuentran.

El MRS garantizará el derecho de organización, libre sindicalización y movilización de todos los trabajadores y trabajadoras sin distinción.

El MRS asegurará de rebajar el precio de la energía eléctrica y los combustibles de acuerdo a la disminución de los precios del petróleo.

Nuestro homenaje a quienes hicieron y hacen posible los derechos laborales, económicos y sociales, con activismo y lucha cada día. 

En especial, recordamos a quienes ya no están con nosotros y que con su esfuerzo y sus vidas, aportaron a una mejor condición para trabajadores y trabajadoras.  Entre ellos recordamos a José Benito Escobar, Domingo Sánchez Salgado “Chagüitillo”, Reynaldo Antonio Téfel, Bernardino Díaz Ochoa, Lidia Maradiaga, Silvia Ferrufino, Bertha Calderón y a los sindicalistas que han construido el movimiento sindical nicaragüense con su compromiso y su trabajo.

Mejores días vienen para los trabajadores y las trabajadoras, del campo y la ciudad, pues tenemos voluntad de cambio y lo lograremos.

Nuestras felicitaciones a quienes en Nicaragua y en el extranjero construyen con su trabajo honrado y tesonero, una mejor vida para sus familias, para nuestro país.   

¡Vivan las trabajadoras y trabajadores nicaragüenses!

1ro. de mayo de 2016