miércoles, 18 de enero de 2017

¡Urge respeto a derechos del pueblo miskito!


En la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte no hay paz.  Desde hace muchos meses, distintas comunidades del pueblo miskito han expresado su preocupación y angustia por la creciente agresividad de grupos de colonos alentados y organizados por fuerzas y personajes vinculados al régimen de Ortega. 

La situación que se vive en la RACCN ya ha causado decenas de muertos y heridos, daños a la propiedad de los comunitarios, inestabilidad en las familias. En el MRS estamos preocupados profundamente por la gravedad de la situación que se vive en el Caribe norte de Nicaragua.
 
Es clara la incapacidad del régimen de cumplir con la responsabilidad del Estado de Nicaragua de delimitar y titular la totalidad de las tierras indígenas y garantizar el debido respeto a la propiedad comunitaria.  En ese aspecto reside la raíz del actual conflicto.
 
Quienes pretenden apropiarse de las tierras indígenas y de los recursos naturales que ahí se encuentran, actúan bajo la reconocida protección del régimen.  Se está despojando a los pueblos indígenas mediante el chantaje, acciones ilegales y la toma de tierras.  El saldo de la voracidad de los usurpadores de la propiedad indígena es enorme: asesinatos, secuestros, violencia sexual, quema de viviendas y cultivos, amenazas y hostigamiento a  comunidades.  Las familias están siendo forzadas a desplazarse a otros sitios.

Los pueblos indígenas poseen el derecho constitucional y ancestral a sus tierras y recursos.  Violan la ley y los derechos humanos del pueblo miskito, quienes realizan todo tipo de acciones para despojarlo de sus legítimas propiedades. 

El MRS demanda una solución pronta, pacífica y con absoluto apego  a los derechos de las comunidades indígenas, a la Constitución y a las leyes. Demandamos al Estado que actúe para garantizar la integridad y la vida de las familias, la integridad de sus propiedades y cautele sus derechos. Por ello, exigimos al régimen de Ortega que cumpla con las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde el 14 de octubre de 2015, que fueron ampliadas el 19 de enero de 2016 y que se ha negado a acatar.

Es responsabilidad del régimen del ilegal e ilegítimo Ortega, la crítica situación que se vive en el Caribe norte y su desenvolvimiento.