miércoles, 31 de mayo de 2017

Asegurados y jubilados sin medicamentos. INSS no cumple.



En las últimas dos semanas, asegurados, jubilados y pensionados que han pasado consulta en las clínicas previsionales de Sermesa, han reportado y denunciado en las redes sociales y en los medios de comunicación, que no se les está haciendo entrega de sus medicamentos y prescripciones. 

Personas con la enfermedad de Parkinson, con Alzheimer, con hipertensión arterial, diabetes y otras enfermedades crónicas se han lamentado por no recibir el medicamento correspondiente, quedando librados a su suerte y a sus escasos recursos.  

El INSS sin dar ninguna explicación ordenó a clínicas previsionales, personal médico y de farmacia que no emitan, ni entreguen recetas de una amplia lista de medicamentos y productos medicinales.   

La crisis en la que el régimen de Ortega tiene sumida a la seguridad social, se la está cobrando a asegurados, jubilados y pensionados. 

El día 29, unos jubilados hicieron una pequeña protesta frente a las instalaciones del INSS de Bolonia, reclamando sus derechos.  Fueron vapuleados, amenazados, perseguidos y robados por un grupo de pandilleros orteguistas que se movilizaban en un vehículo placa 217314 y posteriormente perseguidos por oficiales policiales.  Así, los jubilados son doblemente víctimas del régimen de Ortega.  Se les niega el medicamento y se les manda a golpear y perseguir, si demandan sus derechos y protestan de alguna manera. 

El propio día 29, el diario La Prensa nos ha entregado la información completa y detallada de los enormes gastos realizados para costear una lujosa fiesta para Laureano Ortega Murillo, organizada por la embajada rusa en Nicaragua para celebrar los supuestos avances de la planta de vacunas Mechnikov.

El INSS  colocó 7.3 millones de dólare para la construcción de esa planta, que a la fecha no existe.   El dinero de los asegurados y jubilados fue echado a perder.  Ahora, no hay planta de vacunas, ni hay dinero para medicamentos para asegurados, jubilados y pensionados, pero como se sabe públicamente, hay mucho dinero para el desvergonzado despilfarro de la familia Ortega Murillo. 

El MRS repite su demanda de destitución del actual presidente del INSS y de entrega de cuentas de las inversiones realizadas con nuestro dinero.   

El pueblo nicaragüense sigue esperando el informe oficial y las sanciones al empresario Alfonso Silva, que representaba a una de las cámaras empresariales en el Consejo Directivo del INSS y le fue adjudicado un dinero como préstamo concesional.  Seguimos esperando el reporte detallado del dinero prestado a otras empresas y de la totalidad de las inversiones de la institución. 

La crisis del INSS tiene muchas facetas y su solución es posible con el concierto de todos, pero no puede haber ninguna solucion sin transparencia y no aceptamos ninguna solución que ponga en riesgo la vida de miles de personas y empeore su ya difícil condición de pobreza. 

El INSS debe entregar cuentas claras de nuestro dinero. 

El INSS debe entregar los medicamentos que requieren asegurados, jubilados y pensionados. Ese es su trabajo y su razón de ser.